miércoles, 18 de julio de 2012

LA CRISIS I: Donde dije digo digo diego

No Más Desocupación con la Red Laboral Solidaria - RELASOL - R.L.S.



El  PROYECTO NOMADES  consiste en desarrollar la  RED LABORAL SOLIDARIA  a lo largo y lo ancho de la geografía española, posibilitando de este modo reducir las tasas de desocupación a límites aceptables.

El  EQUIPO OPERATIVO  del proyecto está difundiendo en la  ALDEA GLOBAL  este ambicioso e innovador emprendimiento con la  INTIMA CONVICCION QUE MITIGARA EL DESEMPLEO.

Pero en esta situación histórica de la sociedad española se hace  COMPLETAMENTE NECESARIO  el analizar el presente y futuro próximo del territorio donde se desarrollará la  RED LABORAL SOLIDARIA.

Desde que el Sr. presidente de España en su discurso explicativo de los recortes y quitas que su gobierno haría, enunciara con voz de circunstancia que con el panorama que presentaba se  “… tornaba imposible el solo pesar en crear empleo…”  la sociedad española ha sido bombardeada con el latiguillo  “…deben resignarse pues no hay otra salida…”.

Por ello, fundadas opiniones que serán recogidas en este y en los siguientes artículos que publicaremos; no solo indican el  ¿proqué?  de las medidas tomadas y hacia donde nos dirigimos como país ; sino que existen alternativas válidas  para no resignarse.

El Sr. Manuel Alvarez opina:

El resistente Rajoy, capaz de aguantar lo que haga falta, ha tragado el mayor sapo de su vida y ha anunciado una rectificación completa de su política económica sin inmutarse.

Un auténtico desmentido de sí mismo, de todo lo que ha dicho en los últimos años, solo comparable al que realizó el propio Zapatero hace dos años, y que le hundió definitivamente.

Por primera vez, el propio presidente lanzó un mensaje a sus votantes muy claro admitiendo implícitamente que les mintió  “…Soy el primero en tomar medidas que no me gustan. Dije que bajaría los impuestos y los he subido. No he cambiado de criterio, no renuncio a bajarlos cuando pueda. Pero han cambiado las circunstancias y hay que adaptarse a ellas. Son medidas excepcionales para circunstancias excepcionales…”

Prácticamente todo lo que dijo en campaña electoral ha quedado desmentido. Prometió bajar impuestos, no tocar el seguro de desempleo, prometió no tocar el sueldo de los funcionarios… Todo ha quedado en nada. Lo único que queda libre de momento son las pensiones. Pero parece cuestión de tiempo.

Un presidente que se enmienda a sí mismo solo se puede aferrar a una cuestión: el dramatismo del momento. Y eso es lo que ha hecho Rajoy, pedir a los españoles un esfuerzo enorme, que confíen en el Gobierno, y sobre todo les ha dicho que no hay ninguna otra opción.

El mito de que bastaría que se fuese Zapatero y llegase al Gobierno el Partido Popular para que se recuperase la confianza no ha durado ni un suspiro. El hada de la confianza, usando la expresión de Krugman, no se ha aparecido en España.

Su programa electoral y su discurso de investidura de hace seis meses eran, efectivamente de cuento de hadas. Tanto, que hoy ha tenido que enmendarlo en su totalidad, cuando la situación es mucho más grave.

Desde que Rajoy gobierna, todos los indicadores de confianza en España se han deteriorado gravemente:

1)      La prima de riesgo española no solo ha batido todos los récords, sino que era 200 puntos inferior a la italiana a comienzos de año y ahora es sustancialmente superior.
2)      Los seguros sobre impago de deuda del Tesoro se han disparado.
3)      La Bolsa española se ha convertido este año en la peor del mundo.
4)      La fuga de capitales (tras un aumento de los impuestos sobre las rentas del capital) no tiene precedentes.
5)      Los inversores, los mercados, han dado la espalda a España mientras los retrasados presupuestos se quedan viejos en una semana y el Gobierno provoca un incendio al tratar de hacer el papel de bombero del Banco de España.

Rajoy dijo: “…

a)      que no abarataría el coste del despido y aprobó una reforma laboral que lo pone a precio de saldo, al facilitar el despido procedente con 20 días de indemnización por cada año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.
b)      que no tenía intención de subir los impuestos y a la semana siguiente subió el IRPF y el IBI.
c)       que no bajaría el sueldo de los funcionarios como Zapatero, pero primero aprobó un aumento de jornada que en la práctica suponía una rebaja del 6% por hora trabajada y ahora suprime la paga extra de navidad en lo que implica un recorte del 7% de la retribución en términos anuales y del 14% en lo que queda de año.
d)      que no subiría el IVA como Zapatero, y ha aplicado la mayor subida desde que existe el impuesto (de tres puntos en el tipo general, hasta el 21% y de dos en el reducido, hasta el 10%).
e)      que no recortaría las prestaciones por desempleo y hoy lo ha hecho.
f)       que no recortaría en Sanidad y Educación y ha promovido los mayores recortes en ese terreno desde que existe el Estado del Bienestar en España.
g)      denigrar la idea de una amnistía fiscal y no solo ha aprobado una, sino que cada vez da más facilidades a los defraudadores para beneficiarse de ella.
h)      que no habría copago, y ya está en vigor.
i)        que la restructuración financiera estaría culminada en el primer semestre de este año y al empezar el segundo, tras dos reformas fallidas en tiempo récord, el sector financiero está abierto en canal y España ha pedido el rescate a Europa para recapitalizar la banca.

Desde el principio, el Gobierno ha culpado de sus incumplimientos al Gobierno anterior. “…Es mi deber liberar a España del peso de esa herencia…”, ha dicho hoy Rajoy. Pero las cifras le desmienten.

ü  La desviación sobre el objetivo de 2011 de la Administración central fue mínima y debida en buena parte a que el nuevo Gobierno de Rajoy cargó hábilmente al ejercicio 2011 unos 600 millones en expropiaciones que van a pagar este año y otros 600 millones de la intervención de Unim que se apuntaron como gasto de 2011 y como ingreso de 2012.
ü  La Seguridad Social cerró con un pequeño déficit, sobre todo por la caída de ingresos en el cuarto trimestre.
ü  Pero el grueso de la desviación de 2011 procede sobre todo de las comunidades autónomas, entre ellas las regidas por Esperanza Aguirre, Francisco Camps y otros gobernantes de su partido.
ü  “…No entro en quién es el responsable o deja de serlo…”, ha señalado Rajoy.

Pero donde no cuadran las cuentas, las excusas, las promesas y los incumplimientos es en la Administración central.

Ø  Con la holgura extra que le da la prórroga de un año para cumplir con el pacto de estabilidad, la reducción de déficit que va a acometer el Gobierno de Rajoy en la Administración central es menor que la que habría tenido que acometer en caso de que el Gobierno de Zapatero hubiera cumplido y no se hubiera modificado el plan de estabilidad español.
Ø  Es decir, el recorte del déficit es menor que el planteado antes de las elecciones, pero buena parte de las medidas de Rajoy (IRPF, IVA, paga extra de funcionarios, amnistía fiscal…) van sobre todo destinadas a reducir el déficit de la Administración central.
Ø  ¿Cuáles eran sus planes reales? La excusa de la herencia es una falacia.
Ø  Quedan dos opciones: o Rajoy engañó a los votantes o no tenía ni idea de lo que le tocaba hacer.
Ø  A estas alturas, uno no sabe cuál es peor de las dos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada